Mi cuenta
0 artículos

¡Todavía no hay productos!

FILTROS

FILTROS

En piscinas Vaes disponemos de todo tipo de filtros para el buen funcionamiento de su piscina.

Uno de los componentes más importantes de la depuradora de la piscina es el filtro. Es el mecanismo principal de limpieza y purificación del agua, y desempeña una tarea crucial para mantener el agua cristalina y apta para el baño. El filtro es el responsable de eliminar las impurezas que, a veces, sólo nos damos cuenta de que existen cuando la piscina ya ha perdido toda su belleza y aspecto saludable.

Aunque existen diferentes tipos de filtros para piscinas, todos funcionan de la misma manera: el agua de la piscina es succionada por el skimmer y sumidero gracias a la potencia suministrada por la bomba, y pasa a un tanque o depósito que contiene un material especial de filtrado. A continuación, regresa a la piscina, completando un ciclo. Dependiendo del uso, se aconseja un ciclo completo del agua de la piscina por día.

A lo que nos referimos con "ciclo" es el paso de toda el agua de la piscina a través del filtro, un proceso cuya duración depende de varios factores: el tamaño de la piscina (en otras palabras, la cantidad de agua), la potencia de la bomba / del motor, y también la propia capacidad del filtro utilizado. Al elegir estos componentes se deben tener en cuenta todos estos factores, de tal manera que la duración del ciclo no sea excesiva (se recomiendan unas 8 horas para una piscina residencial).

Existen tres tipos diferentes de filtros:

Filtros de arena. Los filtros de arena son de lejos los más populares y, al mismo tiempo, son también los que requieren un menor mantenimiento. La arena es un agente de filtrado natural utilizado por la naturaleza, y este principio se aplica a este sistema de filtración. El agua se limpia pasando a través de un depósito de arena. La gran ventaja de este mecanismo de depuración es la durabilidad del filtro, que podría durar incluso diez años, aunque es aconsejable cambiar a los siete. Al permitir el contra-lavado, es también extremadamente fácil de limpiar.

Filtros de cartucho. Los filtros de cartucho basan la limpieza en cartuchos reemplazables, que duran aproximadamente un año y deben limpiarse cada semana. Su funcionamiento es similar a los filtros de diatomeas, salvo que la filtración se realiza sobre la base de materiales manufacturados. La gran ventaja es la facilidad de limpieza y su instalación.

Filtros de diatomeas. Por último, los filtros de diatomeas, los topes de gama. Las diatomeas son seres microscópicos fosilizados que actúan como agentes filtrantes, con una eficacia sin precedentes: trabajan como micro-esponjas, dejando pasar el agua y conteniendo suciedad que ni siquiera es visible para el ojo humano. Lamentablemente, esta eficacia tiene un coste, y el precio de los equipos es más elevado que las alternativas de filtración previas. Por otra parte también permiten el contra-lavado, con lo que su limpieza también es simple.

No se han encontrado productos

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir ofertas y novedades exclusivas.